jueves, 26 de julio de 2012

Tarta tres chocolates

La receta de hoy es un clásico entre los clásicos, una de esas recetas que todo el mundo tiene y que, probablemente, todo el mundo tiene con muy pocas variaciones. Pese a ello, teniendo en cuenta que el objetivo básico de este blog es tener todas mis recetas ordenadas, hoy la pongo aquí, para mi propio uso y por si hay todavía algún despistado que no tiene la receta o (que también puede ser...) que aún no la conozca.

Tarta tres chocolates


Obviamente el nombre viene por el uso de tres tipos de chocolate: negro, con leche y blanco, quedando las tres capas perfectamente visibles y sin mezclarse las unas con las otras.

Tarta tres chocolates

INGREDIENTES:
- 500 ml. de leche [750 ml.]
- 500 ml. de nata líquida [750 ml.]
- 2 sobres de cuajada de 12 g. cada uno [3 sobres]
- 100 g. de azúcar [150 g.]
- 100 g. de chocolate negro [150 g.]
- 100 g. de chocolate con leche [150 g.]
- 100 g. de chocolate blanco [150 g.]
- Galletas para la base (unas de chocolate van perfectas...) en cantidad suficiente

[Las medidas entre corchetes son las originales de mi receta, para una tarta más grande.]


PREPARACIÓN:
1- Se trituran las galletas y se mezclan con un chorrito pequeño de leche (lo justo para humedecerlas un poco pero sin que se empapen). Se distribuyen bien por todo el fondo del molde hasta cubrirlo.

2- Se ponen a calentar en un cazo 133 ml. [200 ml.] de leche, 166 ml. [250 ml.] de nata, el chocolate negro troceado y 50 g. [75 g.] de azúcar. Remover a menudo para que no se pegue. Mientras tanto se diluyen 8 g. [1 sobre] de cuajada en 33 ml. [50 ml.] de leche y se bate bien con unas varillas para que no quede grumos.

3- Cuando la mezcla de chocolate comience a hervir se añade la cuajada y se remueve hasta que vuelva a hervir. Se retira unos segundos del fuego sin dejar de remover y se vuelve a poner al fuego nuevamente para que hierva una última vez.

4- Se vierte en el molde con cuidado para no esparcir la capa de galleta.

5- Se vuelve a hacer lo mismo que en los pasos anteriores, pero esta vez con 133 ml. [200 ml.] de leche, 166 ml. [250 ml.] de nata, 33 g. [50 g.] de azúcar y el chocolate con leche troceado. Igualmente se diluyen 8 g. [1 sobre] de cuajada en 33 ml. [50 ml.] de leche y se añade a la mezcla de chocolate cuando ésta comience a hervir. Se vierte encima de la capa de chocolate negro, con cuidado de que no se mezclen ambas capas.

6- Se vuelve a hacer lo mismo que en los pasos anteriores, pero esta vez con 133 ml. [200 ml.] de leche, 166 ml. [250 ml.] de nata, 16 g. [25 g.] de azúcar y el chocolate blanco troceado. Igualmente se diluyen 8 g. [1 sobre] de cuajada en 33 ml. [50 ml.] de leche y se añade a la mezcla de chocolate cuando ésta comience a hervir. Se vierte encima de la capa de chocolate con leche, con cuidado de que no se mezclen ambas capas.

7- Se deja en friar un poco la tarta y se mete en la nevera durante unas horas para que acabe de cuajar bien.

8- Se puede decorar con infinidad de toppings. El mío, el más cómodo, son las virutas de chocolate. Para hacerlas solo hay que coger una tableta de chocolate, darle la vuelta y, con la ayuda de un cuchillo grande en posición vertical, raspar la superficie del chocolate para sacar unas virutas finas que se irán esparciendo por la superficie de la tarta.


PUNTUALIZACIONES:
- Las cantidades que yo pongo son una adaptación personal sobre la receta. Entre corchetes aparecen las medidas originales con las que sale una tarta más grande. Si se hacen las medidas grandes hay que tener en cuenta la capacidad del molde.

- El molde es aconsejable que sea desmontable, y lo suficientemente grande para estas cantidades. Yo uso un molde desmontable con fondo de cerámica y borde de silicona, de la marca Lékué. Aunque es un molde pensado para hacer quiche, va muy bien para esta tarta (y para estas cantidades), porque se puede cortar directamente sin preocuparse por rayar la base.


- En lugar de una capa de galletas mojadas en leche, se pueden usar galletas trituradas mezcladas con mantequilla, o también una capa de bizcocho fino. A mí, personalmente, la opción que más me gusta es la que pongo en la receta.

- Antes de esparcir las virutas de chocolate o cualquier topping que pongamos, es conveniente que la superficie de la tarta esté seca. Si no lo está, se puede secar con mucho cuidado con la ayuda de una servilleta de papel que absorberá la humedad. Asimismo, es conveniente no tocar las virutas de chocolate con los dedos, porque el calor corporal es suficiente para derretirlas. Lo mejor es ayudarse con el mismo cuchillo que utilizamos para raspar el chocolate.

- No hay que tener miedo de que las capas se mezclen, siempre que las echemos con cuidado. Lo mejor para hacer esto es ayudarse con una cuchara sopera o una lengua de silicona. Para ello se coloca la cuchara o la lengua muy cerca de la superficie y se vierte la mezcla de chocolate sobre la cuchara, lo que hará que la mezcla de chocolate caiga suavemente sobre la capa anterior sin que se mezclen las dos capas.

- Si se quiere asegurar que no aparezcan grumos en la tarta, se puede pasar cada capa a través de un colador en el momento de verterla en el molde.

- La cuajada que yo uso es de la marca Royal. Cada caja trae 4 sobres de 12 g. de cuajada en polvo.

- Para hacer esta tarta más decorativa se puede inclinar un poco el molde a la hora de hacer las dos primeras capas de chocolate, terminando con la última capa, la del chocolate blanco, con el molde totalmente horizontal para que la tarta quede recta. Así, a la hora del corte no saldrían las líneas paralelas, sino oblícuas.


Esta tarta es un pelín laboriosa, pero está muy bien para la época de calor porque no hay que encender el horno y se come fresquita de la nevera; y el resultado gusta a todo el mundo, especialmente a los más pequeños (y a los no tan pequeños también...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada