martes, 1 de abril de 2014

Pudin de tapioca

El postre que traigo hoy, es probablemente el postre más rápido y fácil de todos los que he publicado hasta el momento: pudin de tapioca.

Puede que resulte un tanto extraño la utilización de la tapioca en una preparación dulce, puesto que normalmente se utiliza para espesar sopas y purés, pero es un gelificante estupendo en preparaciones dulces como esta.

La tapioca no es más que el almidón de la yuca (Manihot esculenta), conocida también como mandioca, una planta de origen americano, probablemente Brasil o Paraguay. El proceso de elaboración de la tapioca consiste en lavar el almidón extraído de la raíz de la yuca y calentarlo hasta que cristaliza en la forma que todos conocemos de pequeñas "perlas" de tapioca.

Esta planta tiene una gran importancia en la dieta de los países de Sudamérica de donde es originaria (Paraguay es uno de los países de mayor consumo per cápita del mundo) así como en la zona del Caribe. Hoy en día se cultiva por todo el mundo, pero especialmente en África, puesto que actualmente es el continente donde se concentra la mayor parte de la producción mundial. Es un alimento con grandes propiedades nutritivas, muy rico en hidratos de carbono, con un gran contenido en vitamina K, por ejemplo, que ayuda a combatir la osteoporosis, y además es bajo en grasas.

Aquí en España ya se puede encontrar con facilidad en los supermercados la raíz de yuca "fresca", aunque para recetas como esta, es mucho más cómodo comprar el paquetito de tapioca.

Pudin de tapioca

INGREDIENTES (para 4 personas):
- 1 huevo
- 2 cucharadas de azúcar
- 3 cucharadas soperas de tapioca
- 1/2 litro de leche
- 1/2 vaina de vainilla (5 o 6 cm)
- 1 pizca de sal (opcional)
- Sirope de arce para acompañar

PREPARACIÓN:
1- En la misma olla donde vamos a cocer el pudin, se bate el huevo. Se añade el azúcar, la tapioca, y la leche y se deja reposar unos 10 o 15 minutos para que la tapioca empiece a rehidratarse.

2- Mientras, se parte la vaina de vainilla por la mitad en sentido longitudinal y, con la ayuda del mismo cuchillo, se raspan las semillas que se echan a la olla. Las dos mitades de vainilla que se han raspado se añaden también a la olla (al final de todo las quitaremos).

3- Pasados los 10 o 15 minutos se pone la olla a fuego lento y se va removiendo de vez en cuando con unas varillas para evitar que se nos pegue al fondo.

4- Una vez veamos que la crema va "engordando" (esto es, cuando al dejar de dar vueltas con las varillas, la crema se queda estática), se retira del fuego. Se buscan las dos mitades de la vaina de vainilla y se tiran. Se vierte con cuidado el pudin en los vasos donde se vaya a servir.

5- Se deja enfriar y listo.

PUNTUALIZACIONES:
- Se puede comer templado o frío, con sirope de arce, con sirope de ágave, con un poco de canela, con azúcar quemado como si de una crema catalana se tratase, o simplemente tal cual, sin nada. Está bueno de todas formas.

- Debe quedar con una textura como la de un flan, ni demasiado líquida ni demasiado dura. La textura dependerá, sobre todo, del tiempo de cocción.

- Su sabor recuerda a las natillas, aunque es un poco granuloso, como un arroz con leche.

- Para este tipo de recetas siempre es mejor usar leche entera, porque quedarán más cremosos.

- Se puede sustituir la vaina de vainilla por extracto de vainilla, aunque no será lo mismo.

- Aunque la yuca no tiene gluten, la tapioca que yo compro, la de la marca Royal, advierte en el paquete que puede contener trazas de trigo. Existen otras marcas en el mercado, como la de Santiveri, que garantizan la ausencia de gluten.

Este postre nos puede sacar de un apuro porque es fácil y rápido de preparar, y se pueden tener todos los ingredientes en casa, y además rico y nutritivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada