lunes, 13 de julio de 2015

Bundt cake de kéfir

Los Bundt cake (/bʌnt/) son unos bizcochos en forma de anillo, que reciben ese nombre por estar cocinados en un molde llamado Bundt pan. Estos moldes se hicieron muy populares en Estados Unidos cuando la marca Nordic Ware los patentó a mediados del siglo pasado.

Existen infinidad de recetas diferentes para hacer en este molde, solo hace falta darse una vuelta por Internet para encontrar blogs dedicados casi en exclusiva a este bizcocho, como el caso de I Love Bundt Cakes, donde hay un montón de recetas diferentes de Bundt Cake, Angel Food Cake, etc.

Mi contribución al mundo Bundt cake es este que traigo hoy: Bundt cake de kéfir.

El uso de kéfir como ingrediente en la masa de bizcocho no es nada nuevo. Ya puse alguna receta más en el blog con este ingrediente (Cake de naranja y kéfir), y por la red también hay multitud de recetas con kéfir. Yo suelo tomar kéfir a diario y es un ingrediente que me parece muy interesante para ser usado en repostería.

Bundt cake de kéfir

INGREDIENTES:
- 200 g de mantequilla
- 500 g de azúcar
- 6 huevos grandes
- 375 g de harina
- 1/2 cucharadita de levadura sin aluminio
- 1/4 de cucharadita de bicarbonato
- 1/2 cucharadita de sal
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 230 g de kéfir
- Azúcar glas para espolvorear

PREPARACIÓN:
1- En un bol se mezclan la harina, la levadura, el bicarbonato y la sal.

2- En otro bol, amplio, se echa la mantequilla en pomada junto con el azúcar. Se bate bien con varillas hasta que resulte una mezcla ligera. Se van echando los huevos, uno a uno, sin dejar de batir. No se echará otro huevo hasta que el anterior esté totalmente integrado en la masa. Se añade la vainilla y se mezcla un poquito más.

3- Se echa la mezcla de harina en el bol de la mantequilla y se bate con cuidado hasta conseguir una mezcla homogénea.

4- Por último, se añade el kéfir y se vuelve a mezclar todo.

5- Se vierte la masa en un molde de Bundt cake previamente engrasado y enharinado, y se mete en el horno precalentado a 170ºC durante una hora aproximadamente o hasta que se vea que está hecho.

6- Una vez fuera del horno, se espera a que enfríe unos 10 minutos y se desmolda del revés para que quede con la forma bonita hacia arriba, y con cuidado de no romperlo.

7- Una vez esté completamente frío, se espolvorea con azúcar glas.

PUNTUALIZACIONES.
- Aunque con estas cantidades sale un bizcocho bastante grande, no hay problema de que se seque porque el kéfir ayuda a que se conserve fresco durante más tiempo. Eso sí, es conveniente taparlo de todos modos, sobre todo en verano, para que aguante más.

- El kéfir que yo uso es el que yo hago en casa, pero vale cualquier kéfir comprado. Nunca hice la receta con yogur, aunque supongo que, sin ser el mismo resultado, tampoco quedará mal.

- Si también usáis kéfir casero, esta receta va genial para aprovechar el kéfir que se acidifica demasiado y que, por este motivo, se hace difícil de beber.

Un bizcocho ideal para el desayuno, para el postre, para acompañar de un buen café, o simplemente para comer solo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada